Ayuda SAP

Yo no me tomo nada personal

Siguiendo con mis temas para mejorar nuestra calidad de vida, les paso este nuevo acuerdo (es un tipo de contrato que haces contigo mismo).

Suceda lo que suceda a tu alrededor, no te lo tomes personalmente. Si te encuentro en la calle y te digo: ¨Eh, eres un estúpido", sin conocerte, no me refiero a ti, sino a mí. Si te lo tomas personalmente, tal vez te creas que eres un estúpido.Te lo tomas personalmente porque estás de acuerdo con cualquier cosa que se diga. Tan pronto como estás de acuerdo, el veneno te recorre y te encuentras atrapado en el sueño del infierno.

El motivo de que estés atrapado es lo que llamamos “la importancia personal”. La importancia personal, o el tomarse las cosas personalmente, es considerar que todo gira a nuestro alrededor. Creemos que somos responsables de todo. ¡Yo, yo, yo y siempre yo!

NADA DE LOS QUE LOS DEMAS HACEN ES POR TI. LO HACEN POR ELLOS MISMOS.

Todos vivimos en nuestro propio sueño, en nuestra propia mente; los demás están en un mundo completamente distinto de aquel en que vive cada uno de nosotros.Cuando nos tomamos personalmente lo que alguien nos dice, suponemos que sabe lo que hay en nuestro mundo. Incluso cuando una situación parece muy personal, por ejemplo, cuando alguien te insulta directamente, eso no tiene nada que ver contigo.Lo que esa persona dice, lo que hace y las opiniones que expresa responden a los acuerdos que ha establecido en su propia mente. Si alguien te da una opinión y te dice ¡Oye, estás muy gordo!, no te lo tomes personalmente, porque la verdad es que se refiere a sus propios sentimientos, creencias y opiniones. Esa persona intentó enviarte veneno y si tú lo tomas personalmente, lo recoges y se convierte en tuyo.Hay gente que te atrapa fácil con una simple opinión, después te alimentan con el veneno que quieren, y como te lo tomas personalmente, te lo tragas sin rechistar.

Te comes toda su basura emocional y la conviertes en tu propia basura. Pero si no te lo tomas personalmente, serás inmune a todo veneno que te encuentres. Esa inmunidad es un don de este acuerdo. Cuando te tomas las cosas personalmente, te sientes ofendido y reaccionas defendiendo tus creencias y creando conflictos. Haces una montaña de un grano de arena porque sientes la necesidad de tener la razón y de que los demás estén equivocados. También te esfuerzas en demostrarles que tienen la razón dando tus propias opiniones. Lo que dices, lo que haces y las opiniones que tienes se basan en los acuerdos que tú has establecido, y no tienen nada que ver conmigo. Pienses lo que pienses, sientas lo que sientas, sé que se trata de tu problema y no del mío. Es tu manera de ver el mundo. Te refieres a ti mismo y no a mí.

Los demás tienen sus propias opiniones según su sistema de creencias. Sea lo que sea lo que la gente haga, piense o diga, no te lo tomes personalmente.Únicamente si hacemos un inventario de nuestros acuerdos destaparemos todos los conflictos de la mente y con el tiempo llegaremos a extraer el orden del caos. No te tomes nada personalmente por que si lo haces te expones a sufrir por nada.Los seres humanos somos adictos al sufrimiento en diferentes niveles y distintos grados; nos apoyamos los unos a los otros para mantener esa adicción. Hemos acordado ayudarnos mutuamente a sufrir. Si tienes la necesidad de que te maltraten, será fácil que los demás lo hagan.

Del mismo modo si estás con personas que tienen necesidad de sufrir, algo en ti hará que las maltrates. Piden una justificación para su sufrimiento. Su adicción al sufrimiento no es más que un acuerdo que se refuerza a diario. Vayas donde vayas, encontrarás gente que te mentirá, pero a medida que tu conciencia se expanda, descubrirás que tú también te mientes a ti mismo. No esperes que los demás te digan la verdad, porque ellos también se mienten a sí mismos. Tienes que confiar en ti y decidir si crees o no lo que alguien te dice.

Cuando realmente vemos a los demás tal como son sin tomárnoslo personalmente, lo que hagan o digan no nos dañará. Aunque los demás te mientan no importa. Te mienten porque tienen miedo. Tienen miedo de que descubras que no son perfectos. Quitarse la máscara social resulta doloroso.

SI LOS DEMÁS DICEN UNA COSA, PERO HACEN OTRA COSA, Y TÚ NO PRESTAS ATENCIÓN A TUS ACTOS, TE MIENTES A TI MISMO. Pero si eres veraz contigo mismo, te ahorrarás mucho dolor emocional. Decirte la verdad quizá resulte doloroso, pero no necesitas aferrarte al dolor. La curación está en camino; que las cosas te vayan mejor es sólo cuestión de tiempo. Si alguien no te trata con amor y respeto que se aleje de ti es un regalo. Si esa persona no se va lo más probable es que soportes muchos años de sufrimiento con ella.

PARA ELEGIR CORRECTAMENTE, MÁS QUE CONFIAR EN LOS DEMÁS, ES NECESARIO QUE CONFÍES EN TI MISMO.

Cuando no tomarte nada personalmente se convierta en un hábito firme y sólido, te evitará muchos disgustos en la vida. Tu rabia, tus celos, tu envidia desaparecerán, y si no te tomas nada personalmente, incluso tu tristeza desaparecerá.Si conviertes el segundo acuerdo en un hábito, descubrirás que nada podrá volverte al infierno.

Escribe este acuerdo en un papel y engánchalo a tu nevera, en tu oficina en tu lugar de trabajo para recordarlo en todo momento: NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE.

Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Basta que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad. Nunca eres responsable de los actos de los demás; sólo eres responsable de tus actos. Cuando comprendas esto, de verdad, y te niegues a tomarte las cosas personalmente, será muy difícil que los comentarios insensibles o los actos negligentes de los demás te hieran. Si mantienes este acuerdo, viajarás por todo el mundo con el corazón abierto por completo y nadie te herirá. Dirás te amo, sin miedo a que te ridiculicen o rechacen. Pedirás lo que necesites. Dirás sí o dirás no. Lo que tú decidas, sin culparte ni juzgarte.

Extraído del Libro Los Cuatro Acuerdos del Dr. Miguel Ruiz.

1 me gusta

Me surgen algunas puntos para debatir.

Todos vivimos en nuestro propio sueño

El hecho de buscar la aceptacion de los demas, hace que tomemos las cosas personales, y el nivel de aceptacion que estemos buscando se relacion con el nivel de auto-estima manejado.
Si la autoestima es baja, se busca de mil manera complacer a todo el entorno, con la finalidad de ser aceptado.
Por eso, es sumamente complejo el decir, no hare caso de las palabras de los demas…
Incluso en el lugar mas facil de evadir directas, como el foro, he visto usuarios que se toman algunos concejos a lo personal.

Te comes toda su basura emocional

xd esto es comun, cuando un ente social solo tiene malos habitos, procura destruir los buenos habitos de los demas.

Es dificil obviar todos los comentarios negativos, pero hay que intentarlo,
lindo texto de reflexion.

1 me gusta

@smota, te invito a abrir el debate, me parecen interesante los puntos que resaltas. Todos las opiniones son aceptadas, vengan vamos a debatir aquí.

Veamos, como rejectas lo que precisamente te motiva a hacer las cosas…
Tu entorno debe ser sano, o cumplir con las normas de aceptacion suficiente como para que no salgamos por la ventana.
Hablando un poco mas llano, las personalidades rebeldes, son asi porque siempre creen tener la razon y no entienden el por que los demas no los entienden, incomprension por todo lado.
Pero el ser humano se esfuerza por ser aceptado, aun ayudando a las personas, dificilmente puedas ayudar a quien te ofende, aunque no sea tomado personal, quien ofende tiene ya un problema persona contigo.
Dicen por ahi que para pelear se necesitan dos, pero si solo uno actua, sera una masacre.
Si caminas a diario y por todos lados escuchas a las personas decir cosas feas, como en el caso de los esclavos africanos en su epocas, conocian el odio primero que cualquier otro sentimiento. Y es porque aunque tenemos la facultad de obviar las negatividades de nuestro entorno, tambien tenemos la capacidad de influenciar negativamente a los demas, aun si esos entes sociales no nos esten haciendo caso.

1 me gusta

Concuerdo con esto que dices, si tu entorno debe ser sano. Vivimos en diferentes sueños (creencias personales), quizás algunas de esas creencias sean similares, pero te aseguro que hay otras distintas. Por ejemplo hay mujeres que se sienten amadas si su esposo, novio o peor es nada las golpea frecuentemente. Eso para ellas es que de verdad las valora. Aunque para muchas otras personas, eso sea absurdo.

Con respecto a cuando te ofenden personalmente, o cuando dices que una persona tiene un problema personal contigo, te pongo otro ejemplo mas clásico. Usuario periquito, se registra en el foro, y lo primero que hace es solicitar el manual, tu diligentemente le recuerdas las normas, y usuario periquito te llama de barriga verde(insulto de referencia en mi país) para arriba, te pregunto: ¿con quien esta peleando periquito? ¿Con quien consideras que tiene problemas periquito?

Periquito encontro con quien desahogar su rabia, al parecer ha sufrido mucho.
Por otro lado, ya sabemos que periquito ahora encontro la paz, pero que pasa con quien trato de ayudarle, recibio toda la carga, que hace para rejectar todo ese peso, olvidarlo, claro, se puede, pero no del todo, ya que algo desde su interior lo motivo a colaboral, y esa colaboracion no produjo buenos frutos, asi que facilmente, si repites el mismo ejemplo, donde el unico valor a cambiar sea periquito, tendras una ruptura de cuerda donde el individuo con buenas intenciones, deje de actuar, y empezara a observar.

En conclusion, te afectaran xD.
Ahora, les aconsejo, como evitar que nuestro entorno disocie nuestro comportamiento, tengan buenos amigos, que los alientes a continuar aunque el peso de la carga se dificil de llevar.

Dejo esto por aquí, y me retiro.

Cerca de Tokio viví­a un gran samurai, ya anciano, que ahora se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corrí­a la leyenda de que aún era capaz de derrotar a cualquier adversario.
Cierta tarde, un guerrero, conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allí­. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para captar los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante.
El joven e impaciente guerrero jamás habí­a perdido una lucha. Conociendo la reputación del samurai, estaba allí­ para derrotarlo y aumentar así­ su fama.
Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo aceptó el desafí­o.
Fueron todos hasta la plaza de la ciudad, y el joven comenzó a insultar al viejo maestro. Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió a la cara, gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus antepasados… Durante horas hizo todo lo posible para provocarlo, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.
Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:
– ¿Cómo ha podido usted soportar tanta indignidad? ¿ Por qué no usó su espada, aún sabiendo que podí­a perder la lucha, en vez de mostrarse cobarde ante todos nosotros?
– Si alguien se acerca a tí­ con un regalo, y tú no lo aceptas, ¿a quien pertenece el regalo? preguntó el samurai.
– A quien intentó entregarlo – respondió uno de los discí­pulos.
– Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos – dijo el maestro. – Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.

Justamente, aceptamos todo lo que los demás dicen porque aceptamos que el mundo gira en torno a nosotros, si en la calle gritan feo, eso tiene que ser conmigo.

Ahora bien, un ejercicio que me ha funcionado cuando alguien esta peleando es preguntarme justamente eso: ¿Con quien esta peleando? ¿Vale la pena envenenarme también?

2 Me gusta

Sabiduria de un cordero.
-He aqui el cuchillo que cortara tu garganta.
-He aqui la carne que alimentara a tus hijos.

1 me gusta